Capítulo 8

Luego de varias horas de trayecto, Samuel estaba llegando finalmente al castillo, después de comer algo, fue a sus “aposentos”, la habitación de huéspedes que generalmente ocupaba.
Le informaron que Harry no vendría hasta la mañana siguiente, pero había dejado instrucciones a su mayordomo, para que ocupara una de las oficinas, así que se sintió más libre y tranquilo. Podría comenzar a trabajar y revisar las cifras.
También pensó que le daría tiempo de descansar un poco más del largo viaje, y darse un tiempo para circundar la enorme propiedad.
Samuel era un deportista nato, y el castillo de Harry estaba rodeado por 5000 acres de terreno que en el pasado habían servido como coto para la caza privada, no quería desperdiciarlos, además tenía ganas de correr aprovechando el fulgor de la tarde.
Al cruzar el puente se detuvo a admirar la belleza del lugar, nunca antes había recorrido el castillo tan lejos, la inmensidad de los jardines lo dejó pasmado. Se tomó su tiempo para caminar y ver la otra mansión que asomaba en la colina, y que en antiguos tiempos había sido hogar del abuelo de Harry.
Samuel corrió hasta ahí, y pudo apreciar unas escaleras que conducían a una pequeña puerta, avanzó, giró el picaporte y entró, todo estaba vacío,
57
en el piso de arriba pudo ver la hermosa vista que tenían las personas que vivieron ahí, alguna vez.
Al día siguiente se reunió con Harry, a eso, del medio día, y se sorprendió mucho cuando le comentó que estaban interesados en los resultados de las investigaciones de Corina, dijo expresamente, que tenían un grupo de inversionistas interesados en patrocinar la Ciudad Tecnológica Alfa.
Esto no le sorprendía en absoluto a Samuel, el proyecto tenía aristas nunca antes vistas en la historia, a este paso, lograrían resolver todos los problemas que la humanidad en un lapso relativamente corto.
Cuando Samuel era joven tenía un pequeño negocio que le había dejado su tío, gracias a sus habilidades para el dinero y a la facilidad que tenía para hacer amistades, logró hacerlo crecer, de pronto uno de sus clientes, le dijo que podría dejar de trabajar en eso, que era inteligente, que si él le enseñaba podría dejarle su puesto, pasarle toda su cartera y trabajar en la Casa de Bolsa. A Samuel le gustó muchísimo la idea.
Ahí se encontró unos meses después con Harry Grifol, él poseía títulos nobiliarios. Era un magnate millonario hijo de una de las familias aristócratas más importantes, procedía de una dinastía vinculada con el más alto establishment inglés.
Samuel, había llegado a ser muy destacado, pero como uno de esos niños ricos, ejecutivos hijos de empresarios. Clase medieros, pretenciosos, que casi siempre van peinados con gomina, oliendo a perfume caro, vestidos a la última moda, con ganas de hacerse notar, queriendo distinguirse del resto
58
por sus extravagancias, presenciando los mejores eventos en primera fila, viajando al caribe o a lugares exóticos en yate con hermosas mujeres, manejando autos deportivos a gran velocidad, ─ Samuel ya había logrado hacerse de un Porsche y un Lamborgini, y a menudo se la pasaba repartiendo dinero para satisfacer caprichos egocéntricos y ridículos.
Harry en cambio solía evitar los reflectores casi a toda costa. Había nacido en las más altas esferas, y contaba con una corte de mayordomos confiables, encargados de su comodidad y confort, todo el tiempo lo custodiaba una guardia secreta de guardaespaldas, algunos mimetizados con la ciudad y otros esperando afuera resguardando su automóvil de lujo. Él rara vez escapaba de su castillo con el riesgo que implicaba ser a menudo perseguido por paparazzis. Él se debía a la institución que representaba y a toda la pompa real monárquica. En esta ocasión como en otras anteriormente, había traído a Samuel aquí saltándose el riguroso protocolo.
No tenía ninguna necesidad de aparentar. Vivir así, era consustancial para él, no algo “extraordinario”, y por lo tanto su conducta en sociedad, era impecable, y pasaba casi siempre inadvertida. Pocas cosas le sorprendían.
Harry y Samuel se habían hecho muy buenos amigos, eran de la misma edad, y ambos habían crecido huérfanos. El padre de Harry había fallecido en un accidente automovilístico extraño, cuando él era muy pequeño, y no recordaba muy bien, pero cuando leyeron el testamento no entendía, por qué su padre aparentemente le había heredado la fortuna a su propio hermano, no mencionaba a Harry por ningún lado.
59
Harry, decía que al crecer había tenido sospechas, que incluso, su propio abuelo, veladamente le había llegado a confirmar algunas de ellas. La relación con su tío, por tanto, era ríspida, no sólo por eso, sino por estar vinculado a extraños personajes obscuros y sombríos, era influyente, excesivo y oculto, se le asociaba con un supuesto grupo que quería fundar una hermandad secreta.
Además, desde niño lo atizaba constantemente, sin motivo alguno, eso sin contar que el tío a menudo se encontraba intoxicado por los efectos de algunas drogas alucinógenas. Afortunadamente Harry no quedó desamparado, su abuelo lo dotó de compañía y afecto, se encargó de él, de su estricta formación en colegios pupilos, ahí recibió una prístina educación, además su abuelo le prodigó amor y cuidado, y una formación estricta e integral que lo habían hecho independiente, pero sobre todo feliz.
Su familia practicaba la endogamia y se habían procreado casi todos prácticamente de un mismo clan. La casa del abuelo era una mansión fortificada del siglo XVII, su bisabuelo la había comprado en 1905. Su casa era misteriosa, pero elegante, en alguna otra visita, me había conducido por un antiguo túnel del castillo que llevaba a un calabozo, en el que había una caldera, y un baúl que había comprado en una tienda de antigüedades egipcia, también una cámara mortuoria, ahí se podían apreciar toda clase de artefactos raros, un bracero y una placa tirada en el piso con una extraña inscripción, en otra ocasión, me compartió el contenido de una carta, que un antiguo guerrero le dirigió a su bisabuelo desde el país Vasco, en el hablaban del tema de la sangre.
60
Yo estaba agradecido con Harry Grifol era muy buen amigo, nos habíamos hecho casi hermanos, me develaba abiertamente todos sus secretos. Él había decidido cambiarse el apellido, y adoptar el de su madre.
A menudo me contaba historias de su bisabuelo un hombre poco escrupuloso hijo de uno de los hombres más ricos, que hizo fortuna como líder del comercio de opio en China, su bisabuelo había tenido innumerables amantes, una de ellas quedó encinta de su abuelo cuando ya estaba comprometida para casarse con un Duque, este murió y para evitar el escándalo realizaron una boda rápida, ella dio después a luz, a una hija, quien posteriormente se convertiría en cabeza de una importante dinastía. Sin embargo, ella había muerto y su abuelo al final había heredado toda la fortuna familiar a Harry.
Harry sólo se había dedicado a administrarlo y actualmente era director, de varios importantes bancos a nivel mundial. En nuestras charlas de sobremesa me decía que su tío hablaba acerca de unos descendientes de Jesucristo y María Magdalena, sangre merovingia, y que rastreaban un linaje sagrado, a lo que llamaban “búsqueda del santo grial”. Al parecer con todo esto se referían a un poderoso código genético, algo nunca antes visto. ─ De cualquier manera, ese dislate de la buena estirpe, eran sandeces. Todos vamos a morir, así que todos somos iguales. ─ Pensaba siempre Samuel.
61
Él nunca fue intimidado por las jerarquías. Nunca sintió esas inferioridades, él simplemente era sociable, amigable con él, y punto.
Samuel ayudaba a Harry con los movimientos que le pedía, y movía su fortuna a través de bancos internacionales en Kuala Lumpur, New York, Londres, París, Tokio, Barcelona, incluso en el Centro financiero mundial de Shangai.
En su trabajo, Samuel conocía cada vez a más y más personas millonarias. Así que ingresó a un club muy exclusivo, privado, de tradición milenaria, con el cual gozaba de muchas ventajas, como casas en préstamo en casi todo el orbe, y además buenos amigos, con los que se divertía jugando al ajedrez, o compitiendo en deportes como el croquet o el polo.
Todos ellos dependían de él para realizar movimientos financieros y habían acrecentado sus fortunas, Samuel era muy bueno en eso.
Todos los millonarios estaban ávidos de invertir en el modelo de Ciudad Alfa. Ellos sabían mucho de inversiones, seguramente querían apoderarse de muchas de las patentes, mantenerse informados y cercanos a todos los descubrimientos.
Que les ambicionara, no le sorprendía en absoluto a Samuel.
Luego Harry le dijo:
─ Mi tío Alexandr está muy interesado en el proyecto CAIN Y ABEL. ─ Cuando lo dijo… Samuel se sintió desconcertado, primero porque nadie conocía la
62
existencia de ese proyecto, segundo porque su tío Sir. Alexander parecía ser un benefactor altruista, y ahora parecía que se verían obligados a obedecer a un manifiesto interés.
El proyecto CAÍN Y ABEL se encontraba en una bóveda secreta. El grupo que estudiaba el tema estaba encriptando a marchas forzadas toda la información generada, Samuel estaba seguro de que era confidencial y peligroso, y que nada de eso había salido de Alpha City. Corina Angelini estaba dentro del grupo de los insiders, pero este grupo, era tan cerrado, que no le daría ninguna información, ni siquiera para negociar algunos beneficios. Y cuando él preguntaba a Corina ella respondía que escuetamente que el proyecto cambiaría la concepción del mundo, y no se haría público hasta que tuviera evidencias que pudieran soportarlo. ─ En ese momento, Corina no imaginaba que las evidencias estaban más cercanas de lo que podía imaginar.
Samuel preguntó a Harry cómo sabía de todo esto, él le respondió.
 Ya todos lo saben.
Samuel se preguntó internamente, ¿quiénes eran esos “todos”? y se sintió un poco decepcionado, quizá agraviado, por ser aparentemente el único que ignoraba los detalles importantes de ese tema. Luego se recuperó y terminó temiendo por lo que esta fuga de información representaba en la seguridad de la ciudad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s